Terapias de rehabilitación con tecnología

Terapias de rehabilitación con tecnología

Los pacientes que sufren algún tipo de discapacidad, bien sea por la edad, un padecimiento congénito o un accidente que dejó secuelas graves, ahora pueden mejorar su calidad de vida, a través de terapias de rehabilitación que están usando la tecnología actual.

Pero no solamente los ayuda con la disposición de prótesis o máquinas, sino que esa tecnología trata de llevar al paciente a que lleve una rutina de vida normal.

Tecnologías de terapias de rehabilitación

Existen varias de esas tecnologías que ayudan a perfeccionar las terapias de rehabilitación, pero algunas de ellas son:

La robótica: el uso de robots especializados para ayudar a que esos pacientes recuperen la función de sus brazos o piernas, luego de haber tenido un accidente cerebrovascular

Realidad virtual: especial para aquellos pacientes que se están recuperando de una lesión, entonces vuelven a entrenar realizando movimientos en un ambiente virtual

 Simulaciones del tejido musculoesquelético: son simulaciones por computadora del cuerpo humanos, para que se pueda ubicar exactamente los problemas mecánicos de una persona que tiene discapacidad de movimiento. Dichas simulaciones conllevan a realizar terapias físicas más eficientes

 Simulación magnética transcraneana (TMS): es una simulación que manda impulsos magnéticos por medio del cráneo, para lograr estimular el cerebro. Ayuda mucho en el caso de las personas que tuvieron un accidente cerebrovascular, porque les permite recuperar los movimientos y las funciones cerebrales

 Estimulación transcraneana con corriente continua (tDCS): es una corriente eléctrica suave, que corre por el cráneo, y ayuda a estimular el cerebro en los pacientes que están recuperándose de un accidente cerebrovascular. Con la tDCS el paciente puede comenzar a recuperar el movimiento

 Análisis de los movimientos: es un análisis en el cual se capturan los movimientos humanos en un vídeo, utilizando un software de computadora especializado, cuya función es analizar el movimiento detalladamente. Esa imagen detallada ayuda a observar los problemas específicos de esa persona, y posteriormente escoger la mejor terapia de recuperación

 Más tipos de tecnología

Además de lo mencionado, hay otras alternativas de tecnología de rehabilitación como:

  • Software The Grid 2: abarca sistemas alternativos de la comunicación
  • Neuron Up: es una plataforma digital de rehabilitación y estimulación cognitiva
  • Cinta de marcha Hp Cosmos: trabaja con el sistema de fijaciones elásticas RoboWalk y el sistema Zebris, ambos logran hacer un análisis exacto de la marcha del paciente, es decir, su longitud de paso, simetría, fuerza, dirección, anchura y tiempos de apoyo
  • En cuanto a los robots, existen tres:
    • Amadeo: trabaja con los dedos, y es el único sistema mecatrónico, que logra trabajar con los dedos de manera individual, incluyendo el pulgar
    • Pablo: es un sensor que capta la fuerza de prensión en varios agarres y pinzas. En su interior tiene unos acelerómetros que agarra la movilidad que tiene las articulaciones de la mano. Con sus dispositivos Miltiboard y Multiball, se logra el reentrenamiento de movilidad de muñeca, codo, hombro y antebrazo
    • Diego: este sistema robótico y de realidad virtual, permite el alcance de todos los puntos del espacio o patrones básicos, como lograr llevar la mano a la boca

Beneficios de la tecnología en terapias de rehabilitación

La tecnología en las terapias de rehabilitación, no solamente benefician al paciente, sino a quienes laboran en ese tipo de trabajo, a los familiares del paciente, y a todo su entorno general.

Algunas de las ventajas para los pacientes son:

  • Poder cuidarse por sí solo
  • Tener la capacidad de trabajar
  • Lograr asistir a una escuela y cualquier institución educativa
  • Escuchar música, hacer deporte o viajar
  • Estar activo en la vida comunitaria

En cuanto a las ventajas para quienes trabajan con las terapias están:

  • Registrar con exactitud la actividad de cada paciente
  • Regular precisamente el grado de dificultad para cada tarea
  • Establecer mejor los objetivos en cada terapia
  • Incrementar tiempos de entrenamiento, así como cantidad de repeticiones